WEB

[Frontera Sur] Novetat editorial

Darrera actualització: dilluns 22 de setembre de 2008

El proceso de ampliación de la UE y de apertura de las fronteras interiores, en los últimos años, ha ido acompañado de una creciente bunquerización de las fronteras exteriores y un reguero de muertes entre quienes no tienen otra opción de supervivencia que arriesgar la vida para entrar en Europa. Para cerrar el paso a las masas empobrecidas del Sur y del Este o para regular el flujo de sin papeles adaptándolo a las necesidades del mercado negro de trabajo —uno de los pilares del «mercado libre»—, la UE no ha dudado en recurrir a legislaciones de control cada vez más autoritarias, a las tecnologías más sofisticadas, a la militarización de las fronteras y también a los métodos más abyectos de chantaje para externalizar la responsabilidad del control de la emigración procedente de terceros países a los países colindantes con la UE.

Los centros de internamiento de emigrantes —esos limbos legales que podríamos considerar los «Guantánamos» europeos— y la colaboración policial y militar a través de la agencia europea Frontex, junto con los acuerdos bilaterales de repatriación a cambio de ayuda al desarrollo y cupos de contratos para emigrantes son los tres ejes principales de la política migratoria europea. El Estado español se ha convertido en uno de los paladines de esta política y, junto con Italia y Grecia, en uno de los guardianes de la frontera sur.

Para la opinión pública en general el aparato legislativo, político y discursivo en el que se basa la denominada «lucha contra la inmigración ilegal» es algo totalmente desconocido a pesar de su perenne actualidad mediática: la relación entre cooperación al desarrollo y políticas migratorias; las dinámicas de coacción a los estados del África subsahariana que se da bajo una denominación tan inocua como «Plan África»; la restricción y el desmantelamiento paulatino del derecho de asilo; los mecanismos de control interno y los centros de internamiento; el complicado e hipócrita sistema de acuerdos sobre aguas internacionales para naufragios o «polizones»; o la aplicación de las tecnologías punta al control de las fronteras exteriores. Todas estas cuestiones, quedan generalmente ocultas entre la pirotecnia mediática y el oportunismo político que suelen rodear la cuestión migratoria y raramente son tratadas en profundidad y evitando los lugares comunes.

En Frontera Sur han participado especialistas internacionales como el alemán Helmut Dietrich o el italiano Paolo Cuttita. También autores procedentes del trabajo militante como es el caso de Eduardo Romero del «Grupo de Inmigración» del colectivo Cambalache, Nuria Emper del colectivo DRARI, Mikel Mazkiaran de SOSracismo-Euskadi o el Espai per la Desobediència de les Fronteres de Barcelona. Además, Frontera Sur, ha contado con importantes aportaciones académicas como la de Hector Silveira –actual director del Observatori del Sistema Penal de la Universitat de Barcelona- o de Cristina Fenández Bessa, profunda conocedora del la realidad de los centros de internamiento.

El resultado es un fresco de la cara oculta de una Europa que, mientras se presume heredera de la cultura de los derechos humanos, innova en políticas coactivas y represivas de la libertad de movimiento y en el desmantelamiento cualquier tipo de garantías y derechos para quienes cruzan sus fronteras.

Veure en línia : +info

Arrel de la web | Contacte | Mapa del lloc Web | | icone statistiques visites | info visites 270093

Seguir la vida del lloc ca  Seguir la vida del lloc Recomanem   ?    |    titre sites syndiques OPML   ?

Lloc Web fet amb l’SPIP 3.0.17 + AHUNTSIC

Creative Commons License